Saltear al contenido principal

Somos un ministerio cristiano que sirve a la iglesia cristiana en Colombia por medio de la enseñanza de la Biblia en relación al evangelismo y la apologética. Inspirando y equipando a la iglesia para cumplir la gran comisión (Mr 16:15), ayudándolos a defender su fe y proclamar el evangelio de Jesucristo (1 Pe 3:15).

Colaboramos con los ministerios internacionales Living Waters (www.espanol.livingwaters.com) y Answers in Genesis (www.answersingenesis.org/es), para capacitar a la iglesia por medio de conferencias y recursos ministeriales.

Declaración de Fe

Estar en Contacto

Email: info@inggen.org
Celular: (+57) 3166537864
Dirección: Calle 22F # 83-14

Nuestra Ubicación

Preguntas por el homicidio de George Floyd

Por estos días, es noticia internacional, el homicidio de George Floyd. Me gustaría plantear algunas preguntas:

¿Por qué nos importa la muerte y la maldad?

¿Un mundo de la supervivencia del más apto, como dice la evolución y la educación, ¿debería sorprendernos que el más débil muera?

Entonces ¿no significa más bien que no somos animales y que esta idea ateísta es incongruente con la realidad?

¿Por qué estos policías deberían ser condenados a la cárcel por varias décadas o expuestos a una fianza de 750.000 USD?

¿No es evidente que como humanos somos diferentes a los animales? ¿Por qué no hacemos cargos de homicidio, cuando se mata a una vaca o un pollo para alimento?

¿No es evidente que hay una marca de justicia en nuestra esencia como humanos, por una razón que trasciende a la biología, sino porque somos hechos a la imagen de Dios?

Pero al mismo tiempo, ¿por qué los mismos que nos duele y protestamos por esta muerte, al mismo tiempo, aprobamos o participamos de la matanza de millones de niños, en el lugar más seguro donde un ser humano podría estar: en el vientre materno?

¿No hay algo dentro de nosotros que nos dice que los seres humanos son iguales, y que nuestro color de piel o condición social o económica no hace diferencia?

¿No es la biblia la que nos habla de que Dios ha hecho a todos los hombres de una sangre, que todos somos de la misma familia humana, que hay una sola raza?

¿No hay algo dentro de nosotros que nos hace anhelar que no haya más impunidad, que no haya corrupción en nuestras instituciones, que no haya corrupción aún al nivel más elemental de la vida?

A pesar de que el pecado de otros es real, es posible que no seamos tan consientes que nosotros mismos somos parte del problema, nosotros mismos somos pecadores, que hemos abandonado la instrucción y voluntad del creador, que con nuestros labios blasfemamos, insultamos, herimos, mentimos, defraudamos, robamos, codiciamos, odiamos, nos complacemos con la inmoralidad al verla o practicarla y muchas cosas más.

La Biblia nos dice que el problema es tan profundo, que no se puede arreglar con leyes humanas, instituciones, educación, psicología. Sino que necesitamos un nuevo corazón. Si hemos pecado, nuestro salario, nuestra paga, nuestra justa condena, es eterna, y no hay fianza que podamos pagar, porque Dios es justo y santo, no es corrupto. Por eso, la única posibilidad que tenemos los humanos, es que la fianza por nuestro pecado sea pagada de manera suficiente, que la justicia sea cumplida de alguna forma; y eso fue lo que ocurrió en la Cruz, el mismo Dios, hecho un hombre, aquel que no conoció pecado, fue hecho pecado, fue hecho maldición, fue objeto del enojo santo de Dios contra el pecado y el pecador. El castigo por nuestras maldades cayó sobre él. El peso de todo el infierno fue experimentado por Jesús, quien tomó la copa de la ira de Dios, para justificarnos. Para ofrecer su vida, más valiosa que todo el universo junto, como el pago de la fianza. Y Jesús venció la muerte, la tumba está vacía hace dos milenos, y es la garantía de que ese sacrificio perfecto por nosotros fue aceptado por Dios. Por eso Dios muestra su gran amor para con nosotros, que siendo unos pecadores, él murió por nosotros.

Esta es la noticia más poderosa que pudiéramos escuchar. Es el evangelio. Y El llamado del evangelio es a reconocer tu pecado delante de Dios, y confiar en Jesús como tu salvador. Dios promete que, por la fe, en tu estado de muerto espiritualmente, puedes pasar a la vida, que pasarás de las tinieblas a la luz, que pasarás de ser enemigo de Dios, a uno que es hecho hijo de Dios. El poder el evangelio es tal, que Dios puede hacerte de nuevo. A todos los que reciben a Jesús y creen en su nombre, les dio el derecho de ser hechos hijos de Dios, no nacidos por la voluntad humana, sino de Dios. En Jesucristo, tenemos la esperanza de un rey eterno, justo plenamente, santo, y que en un futuro las cosas serán restauradas, bajo su pleno gobierno. El reino de Dios, que muchos oramos día tras día: Venga tu reino y hágase tu voluntad. Y esto ya está ocurriendo de manera parcial, porque en el evangelio, el reino de Dios se ha acercado a tu vida. Te ruego que te arrepientas y creas en Cristo como tu Señor y Salvador, Te ruego que te reconcilies con Dios a través de Jesús.

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Hola José Manuel, me parece muy bueno el poder llegar al evangelio a través de estos temas actuales, gracias a Dios por tu ministerio y ánimo para seguir adelante con ello.
    Quisiera preguntar ¿cómo puedo adquirir algunos recursos gratuitos en español?
    Me gustaría tener el libro “Dios tiene un plan maravilloso para tu vida” Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba