Saltear al contenido principal

Somos un ministerio cristiano que sirve a la iglesia cristiana en Colombia por medio de la enseñanza de la Biblia en relación al evangelismo y la apologética. Inspirando y equipando a la iglesia para cumplir la gran comisión (Mr 16:15), ayudándolos a defender su fe y proclamar el evangelio de Jesucristo (1 Pe 3:15).

Colaboramos con los ministerios internacionales Living Waters (www.espanol.livingwaters.com) y Answers in Genesis (www.answersingenesis.org/es), para capacitar a la iglesia por medio de conferencias y recursos ministeriales.

Declaración de Fe

Estar en Contacto

Email: info@inggen.org
Celular: (+57) 3166537864
Dirección: Calle 22F # 83-14

Nuestra Ubicación

Gustavo Petro ¿Presidente o Mesías?

“le doy la bienvenida presidente, porque en usted está la esperanza de todos nosotros, de la justicia, en usted está la esperanza de nosotros los pobres, de los necesitados, del negro, del blanco, del rico y el pobre. En usted está la esperanza” Mamá de Dylan Cruz

El domingo pasado Gustavo Petro fue elegido presidente de Colombia. Antes y después de las elecciones estuvimos pensando varias cosas como familia, por un lado, con incertidumbre en términos terrenales, pero por otro lado con mucha certidumbre en las cosas reveladas en la palabra de Dios para nuestros países.

 ¿Presidente o Mesías?: Ídolo

La primera cosa que nos estremece es ver las reacciones de muchos de los colombianos, que bien se pueden representar en las palabras dichas por la mamá de Dylan Cruz, en donde dice que “en usted está la esperanza de todos nosotros”, palabras que muy posiblemente representan a la mayoría de los electores de Petro. Estas manifestaciones de la esperanza puesta en un hombre, muestran el corazón humano, poniendo la esperanza en alguien diferente a Dios, en un ídolo. Los seres humanos desesperadamente necesitamos poner nuestra esperanza en alguien, y ese alguien debería ser Dios, y en particular el mesías, el salvador, Jesucristo.

Cualquier otra persona en quien pongamos nuestra esperanza, es solo una falsificación. A propósito, el lenguaje usado por el presidente Petro, es un lenguaje de mesías, y por eso mueve todas las fibras del corazón humano. En su discurso es común el uso de expresiones que con toda verdad solo podría decir y cumplir Jesucristo, el Mesías, el ungido de Dios como nuestro salvador y Señor. Frases como “una democracia de hombres y mujeres verdaderamente libres”, hacen retumbaban con más fuerza en nuestro corazón, las palabras del Señor Jesús, “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.”, “Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida”, “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”

¿El presidente que se merecen la nación? ¡Si!

Antes de las elecciones escuché a varias personas preocupadas por, “qué sería de Colombia si ganaba Petro”. Y la verdad es que, si ganó Petro, Dios lo permitió. Y cuando Dios permite gobernantes, siempre lo hace con propósito. Cuando Israel pidió un rey, tal como tenían las demás naciones, el Señor permitió que lo tuvieran, y este rey (o el presidente), en quien han puesto su esperanza, en lugar de en el Dios y Rey del Universo, fue y será muy posiblemente un instrumento para juicio a la nación.

Tenemos unos amigos cubanos, que han sufrido los dolores y miseria de la “revolución” por décadas en su país. Y conocemos de cientos de venezolanos que han sufrido una situación similar. No se si Colombia podría ir en esa dirección, pero lo que sí se, es que en Cuba y en Venezuela y los demás países que han puestos sus ojos y esperanza en sus mesías, Castro o Chávez, o como se llamen en cada país y momento, eran el líder que el pueblo quiso, amó, eligió e idolatró. Era el mesías que se merecían. Cada ídolo será derribado a los pies del Rey de reyes, y todas las esperanzas del corazón humano quedarán destrozadas ante hombres falibles. Cuando el pueblo ponía su esperanza en el brazo humano, en Egipto, o en Asiria o en Babilonia, se describen como apoyando su mano en una caña, que termina por atravesarles la mano. Objetos de confianza que serían usados por el Señor como instrumento de juicio.

Si la iglesia ha de atravesar por situaciones difíciles, lo haremos, con nuestros ojos puestos en Jesús, el autor y consumador de la fe, y con la esperanza puesta en Él, sabiendo que estamos en el mundo, pero no somos del mundo, que esperamos una patria celestial, de la cual ya somos ciudadanos. En medio de lo que sea que ocurra, como iglesia seguiremos siendo una voz profética, que clama en el desierto, llamando a todos los hombres a arrepentirse y creer en el evangelio de Jesucristo.

¿Dios perdió el control?: Nunca

Pablo dice claramente a los romanos que “no hay autoridad sino de Dios”, y “el que resiste a la autoridad, a lo ordenado por Dios se ha opuesto”. El Dios que hizo el mundo y todo lo que en él hay, es el Señor del cielo y de la tierra (Hch 17:24), la tierra es suya, todo lo que hay en ella, el mundo y sus habitantes le pertenecen (Sal 24:1). Y el Señor nos manda, que siempre y cuando la autoridad no te imponga pecar, es decir, desobedecer a Dios, le debemos sumisión. “Paguen a todos lo que deban: al que impuesto, impuesto; al que tributo, tributo; al que temor, temor; al que honor, honor” (Rom 13:7).

¿Cuál debe ser nuestra actitud mientras trascurre cualquier gobierno? Pablo nos lo dice:

“Exhorto, pues, ante todo que se hagan plegarias, oraciones, peticiones [y] acciones de gracias por todos los hombres, 2 por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad2 . 3 [Porque] esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento3  de la verdad.

5 Porque hay un solo Dios, [y] también un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre, 6 quien se dio a sí mismo en rescate por todos, testimonio [dado] a su debido tiempo. 7 Y para esto yo fui constituido predicador5  y apóstol, (digo la verdad en Cristo6 , no miento), como maestro de los gentiles en fe y verdad. 8 Por tanto, quiero que en todo lugar los hombres oren levantando manos santas, sin ira ni discusiones.”

 

Si quieres apoyar nuestro ministerio, para sostener y continuar este trabajo de enseñar, defender y compartir el EVANGELIO HOY a niños, jóvenes y adultos:

  1. Cuéntale a otros de las enseñanzas y recursos disponibles
  2. Ora por nosotros
  3. Sirve como un Voluntario
  4. Dona.
  5. Sigamos en contacto. Guarda nuestro WhatsApp y escríbenos para recibir enseñanzas y noticias.

¡Compártelo!

José y Ángela Páez – Familia Páez Durán

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba